viernes, 22 de febrero de 2013

¡Clemencia!


Pertrechado con las alforjas de una vida desierta. Desnudo de sueños me postro esta noche ante la luna.
Vacío de rencores, liberado de mi condición de hombre, me confieso esta noche ante ella.
Luna inspiradora, Luna confesora, Luna bruja. Redime mis penas o condena mi culpa, pero no la ignores.
Esta noche vengo a visitarte, a contarte quién fui, y quien deje de ser.
Esta noche no buscaré consuelo, ni buscaré comprensión. No quiero defensa alguna, pues vengo con el verdugo presto a ejecutar la sentencia.
Debes saber, que perdí mi condición de soñador, y caí al duro suelo. Debes conocer que pequé contra las leyes de la física. Que quise convertirme en sueño para poder tocarla. Y hoy Luna, Luna justiciera pido tu sentencia.
Fueron cortos los momentos en los que creí ser inmortal, en los que creí adivinar la razón de mi existencia, cortos sí, pero maravillosos.
No me arrepiento de mojar mi rostro con el desatino de mis lágrimas. No me arrepiento de  morir cada noche para despertar cada mañana, velando el cuerpo de mis difuntos sueños.
Luna inspiradora, Luna confesora, Luna bruja. Ten compasión de este reo que te ruega la ejecución de su sentencia. No prolongues en demasía esta ausencia de sueños. Prefiero ser el espectro que ronda los sueños, a ser el hombre vacío anhelos.
Lo tengo dispuesto todo, y aquí estoy. Pertrechado con las alforjas de una vida hueca, y desnudo de toda banalidad.


Si sientes lo que escribo como algo propio, si mueres cada noche vacío de sueños. No temas que la sentencia se cumpla, pues al desear tu condena ya estás soñando.



Javier Bernal Abellán
@ajopicao #Esoll