lunes, 14 de noviembre de 2016

Noche de luna

Imagen de CTome



No hay mayor espera que la de la soledad.

Cuando la noche te habla se llena el silencio
de pensamientos desnudos.
A la noche le viene bien el silencio, 
al silencio le llena la noche.

Se descuelgan de las paredes negras 
miles de luciérnagas descalzas, 
con destellos de plata 
y ribetes de luna encarnada.

A la noche le viene bien el silencio, 
al silencio le llena la soledad.
Y la soledad me abraza 
con su aliento tibio de hoguera dormida.

La luna se sueña preñada de día, 
con su vientre desnudo de amaneceres, 
de ocasos tardíos pintados en sepia, 
la luna se sueña.

Me cae la noche con su luna de plata, 
me cae la noche 
y ya están aquí las luciérnagas 
con sus pies descalzos de sueños.

A la noche le viene bien el silencio, 
al silencio mis desvelos, 
a mis desvelos la luna dormida 
y sus sueños preñados de desvelos.


Javier Bernal Abellán
@ajopicao